Inicio Crítica Campeones, una manera distinta de disfrutar en el cine

Campeones, una manera distinta de disfrutar en el cine

203
Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/baloncesto-el-deporte-bola-juego-2258651/

Pocas personas podían imaginarse que una película tan simple como Campeones pudiese tocar la fibra de las miles de personas que pagaron una entrada para verla. Sin duda alguna, la película dirigida por Javier Fesser ha callado bocas de un gran número de críticos del cine español ya que ha conseguido maravillar al mundo sin la necesidad de contar con un plantel de lujo en cuanto a actores.

La película comienza de forma lenta, pudiendo indicar que el argumento principal de la película es el baloncesto, aunque la trama tendrá un trasfondo mucho más profundo. Las continuas faltas de tacto por parte del entrenador reflejan una clara opinión que tiene la sociedad acerca de las personas con capacidades especiales, un desprecio a primera vista por el simple hecho de ser diferentes al canon de la sociedad.

El objetivo principal de la película es concienciar a las personas sobre las capacidades especiales al no tener muchas veces la consciencia acerca de la complicada vida que han podido tener estas personas desde muy pequeños. Un gran ejemplo en la película es el jugador que tiene miedo al agua, con un simple gesto y juego el entrenador fue capaz de que se enfrentase a ese miedo y cogiese el gusto a las duchas para sentirse limpios. No hay que tratarlos de manera diferente, sino de manera especial porque ellos responderán de la misma manera.

Una de las historias que no tiene mucho sentido dentro de la película es la relación del entrenador con su mujer al restar importancia a los verdaderos protagonistas de la película. Las películas españolas siempre tienen un apéndice de relación amorosa al ser un gran argumento para que las personas acudan al cine a ver la película. En este caso todo es distinto, el enfoque principal de la película es la evolución de la relación del entrenador con los jugadores con capacidades especiales, que pasa del desprecio a la admiración por ver cómo desarrollan esa resiliencia que tanto les caracteriza.

Una opinión que también pueden tener muchas personas es que es una película muy previsible al buscar siempre tocar los sentimientos del espectador y que aflore en él una ternura y admiración desconocida hasta el momento. No es sencillo tratar un tema así sin caer en el esnobismo y difundir el típico mensaje sobre las personas con algún tipo de minusvalía física o mental. Un problema que pudo surgir durante las grabaciones es que solo el protagonista era realmente un actor de verdad, por lo que no os podéis hacer una idea de lo complicado que debe ser explicar una y otra vez las cosas hasta conseguir el resultado deseado.

Tras ver esta película se puede hacer una reflexión sobre la evolución y el destino del cine producido de forma íntegra en España. Poco a poco la tendencia es pasar a temas que puedan a interesar la sociedad, aunque sigan existiendo largometrajes sobre el amor y la acción. Muchas personas preferirán ir al cine a disfrutar de una película llena de peleas y movimiento, acompañados de dispositivos que permitan ver la película en tres dimensiones, mejorando la experiencia a la hora de visualizar una película de estas características.

El desarrollo de los largometrajes en España lleva siendo necesario desde hace mucho tiempo ya que los tópicos eran habituales con Mario Casas siempre como protagonista de todo tipo de comedias románticas, sin duda el género con más películas en las carteleras de los principales cines españoles. Campeones ha abierto un precedente al ser capaz de hacer comedia sin estar presentes temas escabrosos ni tópicos cinéfilos, Javier Fesser ha sido capaz de tener enganchada a la gente a la pantalla del cine con un mensaje claro.

Por último, cabe destacar que la sociedad debe hacer mucho más hincapié en este tipo de personas ya que realmente se merecen ser tratadas de manera totalmente estándar, teniendo en cuenta siempre las características especiales de cada una de estas personas. La única herramienta para entenderlos es el amor y el deseo de sacarles una sonrisa cada vez que sea necesario, sin tratar nunca con ellos de manera despectiva.