Inicio Entrevistas Entrevista a Iñaki Arteta

Entrevista a Iñaki Arteta

586

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Arteta Antonio Peláez entrevista al cineasta vasco Iñaki Arteta. “Trece entre mil”, “El infierno vasco” o “Nicolás Radondo, testigo involuntario” son algunas de sus películas. En el momento de la entrevista se encuentra montando su nueva película documental “1980”. Incluimos la transcripción íntegra de la entrevista.

Arteta dirige la productora Leize Producciones http://www.leizeproducciones.com/ .

Escucha la entrevista COMPLETA con Iñaki Arteta.

Escucha la PRIMERA parte de la entrevista.

Escucha SÓLO la segunda parte de la entrevista.

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA A IÑAKI ARTETA

 

 

 

 

 

ENTREVISTA IÑAKI ARTETA

A.P. Hoy recibimos a través del teléfono a Iñaki Arteta Orbea. Iñaki, bienvenido a Radiocine,¿qué tal?

I.A. Hola, muy bien, encantado de saludarte

A.P. Yo tengo por ahí anotado que eres Arquitecto Técnico, por lo menos estudiaste eso.

I.A. Sí, estudié y acabé. Yo siempre lo digo, porque hay quien dice “yo estudie….” y tal, y te Dejan con la duda si uno termino o lo dejó. Yo acabé, ejercí poco tiempo -dos o tres años- lo que estudié y luego la vida me ha ido llevando de ahí a la fotografía y de la fotografía al cine y aquí estamos.

A.P. Eso así de forma como muy breve, pero ¿qué pasó, que viste en seguida que venía la crisis inmobiliaria y dijiste me voy al cine que no va haber crisis? (Nótese el tono irónico).

I.A.¡ Qué va!, fíjate que estamos hablando del 85, que es cuando yo lo dejé y todos mis amigos de la carrera aún siguen trabajando. Es verdad que han conocido mejores tiempos, también es cierto, con la construcción, pero no, ni una cosa ni otra. A mí me gustaba mucho la arquitectura, pero creo que busqué otra manera de vivir. Y otra manera de acercarme a lo que más me gustaba hacer que empezó a ser la imagen, primero en fotografía y luego todo lo que ha venido después: la dedicación al cine, al cine documental….

A.P. Hay una cuestión que llama un poco la atención, tu primer cortometraje es “Material Sensible”, ¿no?, del año 88, y era un corto de ficción, aunque luego te hayas decantado y seas más conocido por documentales.

I.A. Sí, sí, lo que yo quería era hacer era cine de ficción, películas con actores y tal y cual, y así empecé. Las dos, tres primeras películas son de ficción, son muy diferentes entre sí. Pero luego con el tiempo intentamos levantar algún largometraje (uno o dos), basados en guiones que había escrito yo con otro compañero. Nos resultó tan difícil, bueno, bueno, resultó imposible, es decir, no los hicimos nunca.

Para superar esa frustración decidimos acometer proyectos de documentales. En principio uno, que fue “Sin Libertad”, con el que vimos que el documental estaba más cerca de las posibilidades de producir en una pequeña productora como la mía, de manera más independiente, sin tener que emplear tanto tiempo en buscar financiación y empezamos con algo pequeñito, que fue un mediometraje y lo que en principio era una experiencia casi puntual, pues nos enganchó absolutamente. El mundo del documental, las posibilidades de contar cosas a través del documental y de lo real también nos pareció que nos llenaba mucho. Entonces seguimos por ahí. Pero bueno, yo tengo escrito un par de proyectos de cine de ficción y alguno de ellos, en la actualidad, se está moviendo y lo tiene una productora que le ha interesado, o sea, que también es algo que me apetecería mucho hacer.

A.P .Este primer documental que te refieres tú, es “Sin Libertad” mediometraje de 30 minutos y yo recuerdo haberlo visto en el festival de Alcalá de Henares, donde tengo anotado que ganó al mejor montaje, y recuerdo que allí fue muy impactante. Porque, digamos, ver un corto documental en el cual se mostraba toda la experiencia de las víctimas del terrorismo, un corto documental claramente contra todo el terrorismo de ETA, por lo menos en Madrid y en Alcalá llamó muchísimo la atención, impactó mucho. ¿Cómo fue, a nivel general, cómo se acogió este trabajo?

I.A. Pues sí, como dices tú con mucha sorpresa, impactó bastante. Aparte de los premios que tuvimos internacionalmente, que tuvimos más premios fuera de España que en España, que en España también unos cuantos en Alcalá de Henares, en Palencia, Cádiz, y algunas cosas así, pero sí se recibió con mucha sorpresa, puesto que claro, hablar de las víctimas del terrorismo en aquella época en que mataban a tanta gente por la calle, que no hace tanto, creó mucha sorpresa.

Era como decirme a mí: ¿quien se atreve a contar estas cosas? En momentos crudos del terrorismo, en unos momentos en los que el silencio estaba ya asumidísimo en la sociedad vasca y yo creo que la sociedad española entendía también que el silencio era la mejor manera de protegerse en el País Vasco.

Si, llamó mucho la atención entre círculos vinculados a la defensa de la libertad, vinculados a las víctimas del terrorismo, vinculados a la defensa de las víctimas, y luego en una parte de la sociedad española y vasca que no había encontrado un reflejo a lo que era su solidaridad personal hacia las víctimas y de rechazo hacia la violencia terrorista. Entonces me sentí de repente en medio de un círculo muy interesante, muy caluroso, que acogió muy bien la película, ya no sólo por la temática, que también, pero yo creo que además por la forma en la que lo conté.

A.P. Desde luego. ¿Cómo llegas tú a sentir esta necesidad de mostrar los testimonios de las propias víctimas?.

I.A. Pues todo nace de una necesidad personal, se puede decir que detrás de cada película hay un autor que tiene una necesidad de contar algo, o por lo menos ocurre en las películas que más nos pueden gustar o en las que permanecen más a través del tiempo, las que tienen más relevancia. Entonces, bueno, como ciudadano vasco, testigo desde que tengo uso de razón de toda la barbaridad que ha supuesto la violencia y testigo también incómodo del silencio que en círculos hasta muy cercanos se practicaba en torno a todo eso, de alguna manera fue una rebeldía, “una salida del armario”, se decía aquí en broma. Era decir públicamente que no eras nacionalista y con un grupo muy pequeñito de dos o tres personas, que eran las personas con las que comentábamos y con las que compartíamos esa especie de “tirarnos de los pelos”, de decir cómo es posible que esté pasando esto, cómo es posible que la gente sea así, cómo es posible toda esa serie de agradecimientos condescendientes con la violencia y tal que hemos vivido aquí en el País Vasco, pues de ahí surgió la idea de hacer algo visceral; algo que, en una medida muy corta, tuviera una fuerza especial, como una especie de grito: “esto es lo que pasa aquí, esto es insoportable y hay que decirlo”.

Y sale, pues de una conciencia ciudadana que a lo mejor tenía dormida, pero también tengo que decir que antes de hacer la película del 2001, pues por lo menos llevábamos casi 8 ó 9 años queriendo hacer algo, hacer algo de ficción, que no te he dicho, pero la ficción tenía relación con la situación de la violencia y todo esto en Euskadi; al no poder levantarla, pues nos llevó a lo otro.

A.P. ¿Cómo es el paso al largo?

I.A. Si, bueno el paso al largo es “Trece entre Mil”, “Voces sin Libertad” es una versión de 50 minutos que hicimos porque nos la pidió un distribuidor y la sacamos únicamente en DVD, aunque luego también la presentamos a concursos y tuvimos también buena acogida en concursos internacionales. Y luego el paso al largo: pues bueno, una cosa nos llevó a otra. Estar animados por ese recibimiento, estar animados porque vimos que nos sentíamos cómodos, que no nos había quedado mal y que también creo que comprendimos que teníamos las facultades como para seguir hablando de ese asunto, seguir aportando puntos de vista respecto al terrorismo y a todo lo que se genera a su alrededor, y de ahí nos tiramos al largo. A “Trece entre Mil”, que lo que hace es complicarte la manera de financiarlo y estirar los plazos, desde que tienes la idea hasta que al final se estrena pasaron como dos o tres años. Ahora nos está costando más. Nos ha costado más levantar el último proyecto, pero bueno, es un paso natural al ser una obra de más dimensión.

A.P. Empiezas además, desde mi punto de vista, con nombres complicados, quiero decirte, provocadores más bien, porque “Trece entre Mil”, es evidentemente el testimonio de trece personas entre mil, pero luego sigue ya “El InfiernoVasco”, que es muy llamativo, ¿no? ¿Te ha provocado algún problema, alguna incomprensión, la realización de estas películas?

I:A. Si, claro. Todo el mundo sabe que eso no le sale a uno gratis, pero bueno, complicaciones las he tenido, seguramente las tengo y las tendré; aquí en Euskadi, que como todo el mundo sabe, siempre ha estado dominado por nacionalistas en todos los ámbitos, no sólo en el Poder Institucional, en todo lo que a uno le rodea aquí, más o menos de una manera contundente, estamos rodeados de nacionalistas. Y luego ya los radicales y tal, bueno, toda esa gente ha hecho que yo no exista aquí, mi existencia aquí es una anécdota, yo no existo aquí como director de cine, aunque haya estado nominado a los Goyas y haya tenido premios, aquí no existo, no estoy en ningún sitio en ningún mailing de esos que mandan a artistas para que vayan a tomar una copa. Yo no he ido nunca, aquí no existo, aparte de problemas que he tenido en el pasado vinculados exactamente a la producción de “Sin Libertad”, que me dejaron sin trabajo, bueno un trabajo que mantenía desde hacía 14 años. Aquí, como se decía de La Inquisición, si no te queman te chamuscan. Siempre al que demuestra públicamente que no es nacionalista o que está vinculado a las víctimas, o que es crítico con la violencia, pues mira hasta los más buenos nacionalistas ya te borran de su lista, eso está claro, ellos sabrán por qué. Ésas han sido las consecuencias, que he asumido desde el primer momento, que no me causaron sorpresa y que por otra parte se compensa con el calor y la atención que tengo con cantidad de ciudadanos españoles de todo tipo que están apoyando lo que yo hago. Todo esto compensa con creces, y el calor de las víctimas que he tratado y contigo mismo, por ejemplo, y con vuestra radio y con toda la gente que le interesa y participa de las claves que manejamos en las películas.

A.P .Es curioso, un recuerdo personal que tengo vinculado a tu figura es de un rodaje en el que estuve hace ya tiempo, que salió tu nombre y lo comentaban tanto el director como el director de fotografía. Me llamó la atención cómo el director de fotografía decía así como que lo curioso y llamativo era que no te hubieran asesinado.

I.A. Sí, sí.

A.P. y el director decía será por que vive en Bilbao que si viviera en alguno de los pueblos pues a lo mejor ya… ¿Tú te has sentido amenazado de muerte?

I.A. Hombre, yo vivo en un sitio, como te comentaban a ti, no es un pueblo de Guipuzcoa profundo, donde claro el riesgo aumenta geográficamente a medida que uno se va acercando al centro de Guipuzcoa, eso aquí lo sabemos todos. Yo vivo en Baracaldo, no en Bilbao, pero es cerca y es una ciudad que se ha hecho a partir de la inmigración de los primeros años del siglo pasado, un pueblo mestizo, con alcalde socialista, la bandera española está continuamente, toda la vida ha estado en el ayuntamiento y nunca ha pasado nada. Y, bueno, mi entorno es menos… aquí han matado gente, quiero decir también aquí en Baracaldo. Sí que es cierto que si hubiera nacido en Hernani o me hubiera marchado para hacer las películas, o no las hubiera hecho nunca, no lo sé. Estas cosas son más difícil de responder, pero realmente son situaciones más complicadas, más peligrosas, creo yo. El peligro real lo he tenido, o sea, a medida que hacía más entrevistas, pues mi visibilidad aumentaba aquí y mi seguridad disminuía, lo sé yo y lo sabe todo el mundo aquí. Pero el peligro existe, el peligro era real; la opción del miedo es muy particular, uno puede tener mucho miedo a que se le vea la cara en una foto al lado de mí, aunque sea en tercera fila. Hay gente que tendrá ese miedo, pero yo el miedo lo he manejado de otra manera, no me ha impedido en ningún momento decir lo que creía que tenía que decir, no me ha hecho cambiar ni una sola línea, ni un sólo plano, ni una sola decisión que hemos tomado en cuanto a lo que queríamos contar. Y luego pues también he tenido la suerte que mi entorno más cercano, mi familia y mis cuatro amigos, pues ninguno me ha influido en el sentido de “oye, ¿tú sabes donde te estás metiendo? , ¿por qué no haces otro tipo de películas?, madre mía, ¡con la de temas que hay!”. Digamos que también han asumido su peaje en esta historia y con su apoyo, naturalmente, he podido seguir adelante. Pero aquí el miedo ha sido muy relativo, hay gente que ha tenido miedo y probablemente no tenía peligro y luego yo, que no he tenido mucho miedo, pero si he tenido precaución. Yo tenía que mirar al salir por el portal todos los días hacia los lados, ya tenía la costumbre, y dónde me sentaba en los sitios y cómo observaba a la gente, pero vamos yo no me he convertido en una persona obsesionada con la seguridad, ni nada de eso, las cosas han sido así.

A.P. Este año, creo que se cumplen prácticamente 25 años de tu productora, de Leize Producciones

I.A. Si, exactamente, de mi primer corto, sí.

A.P. Que, aparte de ti, sois unos cuantos más, por que los guiones, prácticamente todos los has hecho con Alfonso Galletero, ¿no? Viene todo, digamos el equipo que sois en la web, pero si nos puedes hacer una pequeña descripción del equipo que sois…

I.A. Bueno, aquí somos cuatro, el grupo más cercano de la productora somos cuatro personas, porque Alfonso, por ejemplo, que ha colaborado conmigo desde la primera a la última película en todas las producciones, en clave de reflexión, aceptar el guión, tratar los temas y hacer las entrevistas y el estudio de las entrevistas para poder hacer la edición, etc., pues bueno él es profesor y trabaja en otras cosas.

Luego está el músico también, que trabaja por su cuenta y vive de la música, pero desde hace 25 años hasta ahora ha hecho todas mis producciones, todas las bandas sonoras, y Pedro, el productor, que lleva conmigo como 12 años o así, y también pues bueno, es una pieza clave en todo esto.

Entre cuatro yo creo que se pueden mover muchas cosas, y de hecho yo creo que las cosas buenas que han ocurrido en el mundo y de las cuales nos beneficiamos al final han sido cuatro los que han innovado, cuatro los que han tirado para adelante con los derechos humanos. Vamos, que no me quejo por ser pequeñitos y creo que se pueden hacer muchas cosas, pero hay que poner mucho esfuerzo y remar todos en la misma dirección, es decir, aquí hay cosas que no se han discutido nunca, o sea que podemos hablar de la forma, pero no del concepto de lo que manejamos porque lo tenemos todo muy claro.

A.P. Claro, todos sabemos que con el cine uno gana muchísimo dinero y se consigue fama y hasta llenar cuentas en Suiza (¡¡nótese la ironía!!), pero en el día a día vosotros también lo que hacéis son piezas que pueden ser de publicidad, ahora estáis incluso con Community Management, cuéntanos un poco como hacéis estas cosas.

I.A. Sí, cómo se sobrevive en esto.

A.P. Sí, sí.

I.A. Toma, yo estoy forrado, pero de prestigio.

A.P. Sí, sí, lo suponía.

I.A. ¡Jolines! Este hace más pelis, sales en los periódicos y tal y cual y parece que la gente lo equipara a ser rico, no, no, nos cuesta mucho sobrevivir, nos cuesta mucho producir las películas, también tengo que decir, que hay muchísima gente, claro, mal pensada, que cree que por hacer películas de éstas, pues nos meten el dinero en un sobre o en una cuenta corriente y tal y cual y entonces nos allanan el camino a la producción, pero nunca ha sido así. Fíjate que sin ser mal pensado, trata de un tema de indudable interés social como éste y de indudable valor humanitario, el mensaje de las víctimas es algo culturalmente relevante, educativo y sin embargo, nadie me ha llamado para ofrecerme: “Oye, ¿por qué no haces esta película?, queremos apoyarte”, pues no, pues no, incluso ni las entidades o instituciones que a veces creemos que pueden apoyar una cosa así, pues no ha sido así, tengo que desmentir ese bulo de que nos financian las cloacas del Estado y tal, que a veces me lo ponen por ahí. Nos cuesta mucho eso, y también nos cuesta mucho buscar trabajos comerciales.

Fundamentalmente compaginamos las dos cosas. Si tenemos un proyecto en marcha de documental, mientras lo logramos ya estamos pensando en el siguiente, como te puedes imaginar, para que cuando se acabe éste tener algo en marcha y generar ideas continuamente. En clave comercial, buscar clientes nos lleva también mucho trabajo y luego ofrecer productos audiovisuales comerciales innovadores un poco también a medida de la situación que se vive, que sean no muy caros, lo que también nos ocupa la cabeza. Todo es más o menos lo mismo, todo es resolver problemas audiovisuales,todo es contar historias, aunque sean comerciales….

Nuestro talento lo ponemos a disposición de las cuestiones comerciales, tanto como para el cine, vamos..

A.P. Desde luego, yo te iba de decir que precisamente es así, que contáis historias, porque al pasarme por tu web pensaba que yo si me tengo que cortar el pelo en Euskadi voy a Pedro Montero (estupendo anuncio de Leize, contando su historia), pero claro, creo que Pedro solamente corta a mujeres, ¿no? Entonces….

I.A. No, no también se lo corta a hombres, ahí podrías ir, si, si. Yo como no tengo un pelo, como ya sabes, en la cabeza no tengo ese problema, pero sí suelo ver chicos en la peluquería, si.

A.P.¡Ah! Estupendo, porque la verdad que se nota, por lo menos, que en esas piezas lo que dices, hay una historia y se agradece ver algo diferente, ver este tipo de creaciones por así decirlo.

I.A. Pues sí, procuramos que lo que hemos aprendido en el cine lo podamos aplicar a propuestas que se nos hacen. Probablemente hay cosas que no puedes enseñar, porque rebajas mucho el nivel, pero es que a veces que hay que hacer cosas muy muy sencillas que tampoco las ponemos en la web.

Pero sí que nos interesa y así cuando nos presentamos a agencias de publicidad y a clientes, decimos: “mire, hemos hecho cine, hemos hecho tal, tal y tenemos, bueno pues una carrerita y cosas en el cine, pero somos capaces de hacer cosas más pequeñas, echándoles el mismo talento”, porque lo que hemos aprendido en una cosa la podemos aplicar en la otra y sobre todo se trata de pasarlo bien. Pasarlo bien no en el sentido de usar lo primero que nos viene a la cabeza, sino estando a gusto con el trabajo que hacemos, siempre aportando cosas, siempre dándole una vuelta más y que podamos poner la huella en las cosas que hagamos, con cariño.

A.P. Desde luego, hay un aspecto también, que comentabas antes, cuando hemos empezado a hablar de publicidad, que quizás cada vez es más difícil sacar este tipo de proyectos como el tuyo. Recientemente, bueno, pues salía Nicolás Redondo Testigo Involuntario, como pudimos ver, lo comentamos también en Radiocine y yo recuerdo que “Trece entre Mil”, por ejemplo, yo lo vi en la Plaza de los Cubos en los cines Princesa , con una cierta distribución, cines de versión original, más o menos conocidos, y sin embargo “Nicolás Redondo” ha sido un poco más difícil, eran salas más pequeñas, ¿cómo está todo este panorama, ahora que además estás también con “1980”, que que yo sepa, es solamente a través de Crowdfunding o cómo ha sido?

I.A. Bueno, pues la película “Nicolás”, es pequeñita, aunque es un gran tío él y yo creo que es una película también importante en el sentido de que a través de ella se conoce un personaje que ha sido muy importante en nuestra historia reciente, en la historia reciente de España y de la política, y no sólo del sindicalismo. Lo ha vivido todo en los últimos sesenta o setenta años, en primera fila, pero es una película importante por eso, pero el documental tiene muy poquito espacio en el cine comercial, hasta la fecha. Hay que pelear contra eso y a veces se puede meter más ruido y otras veces menos, pues “Nicolás” ha tenido un paso rapidito por las salas, pero bueno, estuvimos entre los cuatro mejores documentales del año pasado, según El Círculo de Escritores y Críticos Cinematográficos

Eso da la medida de que no lo hemos hecho tan mal, no tiene tanto que ver que uno lo haga bien o mal o regular, porque los canales comerciales se estrechan mucho para el documental. Ahora bien, creo que con “1980” la situación puede ser otra, por el tema que tocamos de nuevo, el terrorismo en un año clave como es el de 1980, de casi cien asesinatos, espero que sea una película importante y que pueda tener una acogida superior. De momento,como decías, nos hemos financiado, en gran parte, con un Crowdfunding, es decir, hemos sentido que hay mucha gente en España que apoyaba nuestro proyecto y eso nos hace pensar que habrá mucha más que pueda querer verla en su momento, eso esperamos.

A.P. ¿ El crowdfunding lo habéis hecho directamente vosotros, sigue abierto? ¿Cómo sigue todo este proceso de recaudar, digamos, dinero, que la gente sean los propios productores de la película?

I-A. Si, pues lo hicimos nosotros, fue como un poco tirar la caña a ver qué pasaba, hace un año y unos meses y fue muy bien, fue tremendamente bien, llegamos casi a los 70.000 euros, que es un dineral y la producción es más alta que eso, alrededor de los 250.000, o así. Luego hemos encontrado a un par de financieros particulares y hace unos meses ha entrado a participar TVE y detrás de TVE ha entrado Telemadrid, ha habido una serie de acontecimientos desde hace poco que están completando la posibilidad de financiar la película, aunque ya nos habíamos tirado a rodarla y prácticamente la tengo rodada en estos momentos.

Pero, bueno, yo creo que también han sido las dos cosas: tener material rodado, presentar un poco más avanzado el proyecto y que pudieran entrar estas televisiones. La Televisión Gallega también va a entrar y aquí en Euskadi, pues no lo sé, pero también está en la mesa de la ETB y bueno con todo eso se hace una película, no cara, desde luego, pero con mucha ambición, con visión de manejar un concepto y con profundidad, el concepto de la violencia, de la actitud que tuvo la ciudadanía hacia la violencia y la prensa y cómo todos nos comportamos, cómo se vivió ese año, hacer una una especie de inmersión en ese año con cierta profundidad.

A.P. ¿ No te han dicho que ya 1980 queda muy antiguo y que tal y como está la situación con ETA para qué?

I.A. Bueno, sí, vamos un poco a contracorriente en todas las películas que hemos hecho,¿no? Yo creo que 1980 o el mismo Nicolás Redondo son cosas del pasado que quedan, aunque hayan pasado 30 años de 1980 o 20 desde que se jubiló Nicolás, parece que quedan como en la prehistoria. Y creo que a medida que pasan los días las cosas de hace 30 años nos parecen todavía más lejanas y puede que dentro de no mucho nos parezca que esto del terrorismo no existió nunca. Ojo, nosotros apostamos porque eso no sea así, nuestro trabajo está dirigido a echar un vistazo atrás, porque atrás hay que mirar para las cosas buenas que tenemos, que tiene nuestra sociedad, ¿no? La democracia, en fin treinta y tantos años que hemos tenido hasta ahora, un cierto bienestar, bueno hemos vivido en una sociedad que se ha ido construyendo a mejor y hay que mirar hacia atrás para reconocer eso o reconocer el trabajo de Nicolás y esa gente para crear una sociedad mejor, pero también hay que mirar atrás para ver las cosas que han sido horribles en nuestra historia, en las que no se actuó bien . La sociedad no actuó bien, el gobierno probablemente tampoco y vivimos unos años de cierta permisividad de lo nacionalista y por consecuencia de lo terrorista y todo eso yo creo que conviene echarle un vistazo. ¿Por qué?, pues porque también aunque haya acabado el terrorismo, los terroristas están pendientes de que les digamos si van a salir de la cárcel o no van a salir y los que les han apoyado hasta hace cuatro días, viven entre nosotros, incluso tienen poder institucional en la sociedad vasca.

Luego, esto no se ha acabado, vivimos con ello y conviene poner las cosas en su sitio. Entonces, aunque las cosas del pasado suenan como, más hoy en día, que a uno le preocupa el día de mañana o la prima de riesgo de pasado mañana o su empleo, yo creo que hay que mirar atrás y a eso nos dedicamos.

A.P. Desde luego. ¿Qué tal son vuestras relaciones con el Festival de San Sebastián?

I.A. Yo diría que buenas, vamos, no hemos estado nunca. Pero buenas, porque el director desde hace un par de años es amiguete nuestro. Él estaba en el Ayuntamiento de San Sebastián, organizando varios festivales de cine uno de cine fantástico y uno de derechos humanos y tengo que decir a su favor, y a su obra en el Ayuntamiento de San Sebastián, entonces gobernado por los socialistas claro, no por abertzales como ahora, que tanto con “Trece entre Mil” como “El Infierno Vasco”, el estreno mundial, el primer pase público se hizo en San Sebastián gracias a José Luis Rebordinos, que es el actual director del Festival.

El año pasado nos pidió “1980”, pensando que la habíamos grabado, interesado por ella, y no pudimos llevarla y este año tampoco y ya ha pasado el plazo de presentarla allí, pero se podía haber presentado. Lo que pasa es que los plazos nos van comiendo, ahora estamos editando la película y la acabaremos antes de que acabe el año y luego ya veremos a qué festival la enviamos y tal. Pero bueno, yo contra la imagen que se ha hecho del Festival de San Sebastián, las cosas hay que situarlas en su tiempo, no siempre ha sido igual, los dirigentes han variado, han sido distintos por temporadas y yo creo que este hombre, ahora mismo, me atrevo a decir, naturalmente, que el director es sensible a esta cuestión del terrorismo y que no tendrá ningún problema, si tuviera la calidad suficiente, por tener una película mía allí.

A.P. ¿Hay alguna previsión entonces de estreno de “1980”?

I.A. Pues no lo sé, si queremos tenerla antes de que acabe el año, pero bueno como somos tan independientes que prácticamente nadie nos presiona para que la acabemos, a veces es malo, ¿sabes? Yo estoy editando, pasaré todo el verano editando después de tener la sonorización y todavía no hemos empezado a pensar en qué festivales estrenamos, todavía lo tenemos un poquito en el aire.

I.A. A finales de este año o principio del siguiente seguro que estará terminada y en marcha.

A.P. Estupendo, eso es en cualquier importante para mantener la calidad del producto, quiero decir, no tener prisa, cuando no tienes dinero lo que tienes es tiempo

I. A. Efectivamente, si esa es una clave importante, ahora claro tienes que contar con el productor. Pedro ya me dice “¿Cómo va eso?, oye, ponle fecha, para acabarlo de rodar, ponle fecha para acabarlo de editar, porque …”. En fin, los que estamos más en la cuestión de la creación tenemos que tener alguien que nos ponga los pies en el suelo y nos dé un poquito con la vara detrás de la oreja, “venga chavales, venga…”. No hay que eternizarse tampoco, yo tampoco soy de los ultraperfeccionistas que no hubieran acabado ni un cuadro, ni una película, ni un folio en su vida, mi parte de productor también me hace pensar que las cosas hay que limitarlas en el tiempo, pero sí es cierto que esta independencia te permite dilatar los tiempos a favor de mejorar la obra, naturalmente

A.P. Desde luego, y si no siempre está Pedro por ahí recordándote un poco que hay que hacer

I.A. Siempre hace falta un Pedro

A.P. Sólo nos queda preguntarte, ya de cara al futuro, aparte de todas vuestras tareas cotidianas de publicidad, tanto de Comunity Management y demás servicios que estáis sacando ahora, ¿qué más proyectos tienes?

I.A. Ahora mismo estamos pensando alguno alejado del tema terrorismo, pero algún otro vinculado al terrorismo también. Estamos barajando 4 ó 5 cosas que pueden ser nuestro siguiente proyecto, pero bueno a ver qué va saliendo. Creo que somos capaces de hacer cualquiera de las cosas que tenemos encima de la mesa, pero a la hora de elegir, hay que elegir bien un proyecto porque luego le vas a echar 3 ó 4 años, estarás con ese proyecto dentro de la cabeza y todo el lío. Ya te puede gustar un proyecto mucho como para querer llevarlo al cine, porque no te lo quitas de encima en mucho tiempo, tienes que estar seguro de que eres capaz de hacerlo y que te va a apasionar, documentarte, buscarlo para decir: venga, vamos a buscar dinero para esto y ahora estamos en ello.

A.P. Pues estaremos atentos a ver cual de esos 3, 4 proyectos se materializa; en cualquier caso, lo primero que nos tendrá que llegar será “1980” y te agradecemos el habernos dejado dar este paseo, digamos, por tu carrera profesional contigo hablando en esta entrevista.

I.A. Pues muy bien, he estado encantado de haber hablado contigo,Antonio.

A. P. Gracias, Iñaki, y hasta la próxima

I.A. Que vaya muy bien.